Consideraciones para elegir entre un sedán, hatchback o SUV para la familia
Consideraciones para elegir entre un sedán, hatchback o SUV para la familia

Cuando se trata de la adquisición de un auto familiar hay que tomar en cuenta algunas cosas importantes.
A la hora de comprar un auto se deben tener en cuenta una serie de factores o características que son independientes del precio, diseño y costos de mantenimiento.

Cuando se trata de la búsqueda de un vehículo familiar ya sea un sedán, hatchback o SUV se deben atender más aspectos, entre los que destaca la seguridad, el espacio y/o practicidad para los pasajeros y del baúl.

Y ya que hablamos de segmentos, uno de los vehículos ideales para los viajes en familia son los station wagons (también llamados oportunamente familiares) que son los que ofrecen siempre mayor estabilidad, comodidad y capacidad de carga que cualquier SUV.

Por eso, la habitabilidad y el equipamiento de un automóvil también deben examinarse minuciosamente entre las opciones de compra. Así, además del costo, desempeño, consumo de combustible y el gusto por la imagen del vehículo, hay que poner en la balanza los siguientes puntos:

Deben existir sistemas de seguridad como airbags, frenos ABS y control de estabilidad (ESP).
Tomar en cuenta no solo el volumen del baúl, sino también la distribución del mismo.
Además de lo anterior, es importante tomar en cuenta la altura de acceso al baúl, principalmente cuando se trata de una SUV.
Confort de piernas y cabeza de los pasajeros de la fila posterior.
Calidad de los materiales empleados en la cabina.
Otro punto a destacar es la apertura de las puertas, ya que esto facilita la salida y la entrada al automóvil.
Algo vital en un automóvil familiar que hace más cómodos los viajes es la salida de aire acondicionado para la fila posterior.

Fuente: Luis Hernández para autocosmos.com.ar




Acceso Rápido